martes, 23 de octubre de 2012

Sopica de pollo

Ayer ocurrió un hecho que sirvió como punto de inflexión en lo que viene a ser "Mi vida fuera de la casa de mi madre", entendiendo "vida" como un periodo de tiempo largo, sin tamaño determinado, y, por lo tanto, sin fecha de finalización conocida..

Ayer... llamé a mi madre para pedirle la receta de la sopica de pollo. Sí, señores, sí. Como lo oís. Ese elixir divino imprescindible cuando estás resfriado, de resaca, o simplemente con la mesa camilla viendo películas asquerosas un domingo por la tarde.
Cuando vine a Málaga confiaba tardar más en echar de menos los platos maternos. Pero no. Apenas mes y medio ha sido suficiente para lanzarme al teléfono, lápiz en mano, dispuesto a emular las dotes culinarias de mi madre.

Tengo que decir que esta receta es fácil. Para qué nos vamos a engañar. La he conseguido hacer yo, y además ha salido buenísima, así que cualquier lector capaz de distinguir un cuchillo de una sartén puede hacerlo.


Receta después del salto...
 
Licencia de Creative Commons
Pensamientos anónimos by Javier Jesús Rodríguez Garrido is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en zyxdiario.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://zyxdiario.blogspot.com.