martes, 23 de octubre de 2012

Sopica de pollo

Ayer ocurrió un hecho que sirvió como punto de inflexión en lo que viene a ser "Mi vida fuera de la casa de mi madre", entendiendo "vida" como un periodo de tiempo largo, sin tamaño determinado, y, por lo tanto, sin fecha de finalización conocida..

Ayer... llamé a mi madre para pedirle la receta de la sopica de pollo. Sí, señores, sí. Como lo oís. Ese elixir divino imprescindible cuando estás resfriado, de resaca, o simplemente con la mesa camilla viendo películas asquerosas un domingo por la tarde.
Cuando vine a Málaga confiaba tardar más en echar de menos los platos maternos. Pero no. Apenas mes y medio ha sido suficiente para lanzarme al teléfono, lápiz en mano, dispuesto a emular las dotes culinarias de mi madre.

Tengo que decir que esta receta es fácil. Para qué nos vamos a engañar. La he conseguido hacer yo, y además ha salido buenísima, así que cualquier lector capaz de distinguir un cuchillo de una sartén puede hacerlo.


Receta después del salto...



INGREDIENTES
...para un lebrillo de sopa. Sería como 4 personas, más o menos. O dos muy bribones.

- Muslo y sobremuslo de pollo. Ahí tenemos el primer ingrediente principal. El del título. Quizá con un muslo hubiera bastado, pero como soy de pueblo, mejor que sobre a que falte. He puesto dos muslos/sobremuslos. Además le he quitado la piel, porque decía mi compañero de piso que así es mejor. Preguntaré en el Mercadona si lo venden sin piel, porque es bastante pringoso quitársela.

- Zanahoria. Pelada y entera. Dicen que no es bueno congelarla, que pierde el sabor. Yo no creo tener paladar como para enterarme si la congelo o no.

- Ajo. Tres dientes, o una cabeza pequeña. Pelados y enteros.

- Cebolla. Pelada y entera.

- Puerro. Un puerro entero bien lavado. Para lavarlo, se le hace un corte transversal y se le da con bastante agua, que puede tener tierra. Ah, y se le quitan las raíces.

- Apio. Tres ramitas, más o menos. Lavadas. Aquí no sabía si quitarle las hojas o echárselo todo. Al final le he echado todo a mogollón, que para eso lo he pagado entero!

- Tocino añejo. Lo venden en una bandejita del Mercadona, y tiene una capa de sal enorme. Esto es opcional, pero según mi madre, "es lo que le da el toque de madre a la sopica".


ELABORACIÓN

1) Limpiamos el pollo y ponemos el agua a fuego fuerte al principio, para que hierva y luego flojito. En un plato echamos agua y ponemos a remojo el tocino. Si decidimos no usar tocino, ponemos aceite en el agua (y también tendremos que echar más sal al final).

2) Mientras se va calentando todo eso vamos limpiando las verduras. El pollo es lo que más tarda, así que tenemos tiempo. Conforme están limpias, para adentro.

3) El tocino se seca y se echa también. Yo lo he echado lo último porque se me ha olvidado el plato en una esquina de la encimera, pero bueno. No sé si hay un orden específico para esto.


Listo para hervir. Al lado se ve la  versión beta de la receta.


4) Esperar entre 30 y 45 minutos. Sabremos que está acabado cuando el pollo esté hecho entero.


5) Apagamos el fuego y sacamos la cebolla, los ajos y el tocino. Eso lo podemos tirar. Las demás verduras las ponemos en un plato aparte (no se tiran, que hay un nivel extra al final). Y el pollo y la zanahoria a otro plato distinto.


Todo separado y listo. La sopa, así, ya está buena buena.

6) El líquido, lo que viene a ser la SOPICA en sí, necesitará sal. Pues ala, a probar, echar y remover. Esto no tiene misterio. Si queréis fideos, eso ya es cosa de cada uno. Fuego flojito, puñao de fideos y hasta que se pongan blandicos.

7) Con el pollo podemos hacer varias cosas. Se puede guardar tal cual para comerlo así, con salsa, o como sea. O, lo que he hecho yo, trocearlo con las tijeras, quitarle los huesos, y meterlo en la sopa junto con la zanahoria troceada. Esa es la auténtica sopa de mi madre, la que llevo comiendo con cada resfriado desde que tengo uso de razón (y dientes).

8) Hagáis lo que hagáis con el pollo, ya está acabado. Un cuenquito y a ver las películas mierda de los domingos por la tarde.



BONUS

Venga, para los más valientes (aburridos, hambrientos, qué se yo. A mí simplemente me daba pena tirar las verduricas, que estoy de un sano que no se me aguanta). ¿Habéis visto ese plato de verdura que hay en la encimera? Míralo bien, es puerro, puag. Pues tampoco es plan de tirarlo, con el trabajo que ha costado llegar hasta aquí. Así que saca un par de huevos, coge el plato, unas tijeras, y hazlo trocitos. Luego bate los huevos (los del frigorífico, por favor) y echa un chorreón de aceite en una sartén. Fríe un poco la verdura y haz una tortilla de verdura de las que le costará admitir a tu alma carnívora que está to perita.

Preparando el bonus. Para una vez que cocino, lo hago al completo.



Notas finales:

Primero, esta receta está aquí para ayudar a gente torpe a cocinar. Porque a torpe no me gana nadie, y las recetas que se ven por la red parecen hechas para Arzak y Arguiñano. Con mucha parafernalia, mucha tontería, y al final lo único que quería era una puñetera sopa de las de toda la vida. Bien, pues aquí está, rica rica, y con fundamento.

Segundo, aunque lo digo en la mayoría de las entradas, en esta os apremio más que nunca a escribir sugerencias, comentarios, anotaciones y correcciones. No seáis siesos, que me sé de gente que lee esto que sabe de cocina, y seguro que se ha echado las manos a la cabeza en algún momento XD

Tercero, lo dejo aquí que voy a cenar. Sopa, obviamente.
 
Licencia de Creative Commons
Pensamientos anónimos by Javier Jesús Rodríguez Garrido is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en zyxdiario.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://zyxdiario.blogspot.com.