domingo, 11 de septiembre de 2011

Propósitos de año (escolar) nuevo


Creo que el año nuevo está mal puesto. Toda esa sensación de que algo acaba, de que hay que hacer propósitos de año nuevo, de hacer balance del anterior,... Estas cosas las pienso yo ahora, a final del verano, cuando de verdad empieza lo nuevo. Lo único que cambia para mí el uno de enero es el calendario que tengo colgado en la pared. Quizá si hubiera dejado los estudios con 16 años y estuviera trabajando (cosa bastante improbable, según como están las cosas estaría en la cola del INEM) tendría otro concepto de "inicio de algo nuevo". Pero como el calendario escolar es así, y no he conocido otro en toda mi vida, creo que me voy a comer doce uvas esta noche y dejaré esto escrito a modo de propósitos de año "escolar" nuevo. 

Continúa después del salto...

Estos doce meses se presentan bastantes cambios. Tengo un montón de "proyectos" nuevos (por llamarlos de alguna forma). No sé si los cumpliré todos, he echado cuentas y me faltan horas a la semana para hacer todo lo que quiero acabar, pero con mucho café y cuadrando horarios creo que podré. O moriré en el intento. En primer lugar, este año acabo la carrera. Es decir, si apruebo las asignaturas que me voy a matricular, claro. Sería muy ruinoso tener que volver el año que viene a las clases sólo con una asignatura optativa de mierda. Así que voy a ponerme optimista. El año que viene seré Ingeniero Técnico de Informática de Sistemas. Es decir, el tío que llamas cuando no te funciona la impresora, básicamente.


No espero estar trabajando ya el año que viene. Hay que ser realista, es difícil salir de la carrera con un puesto en alguna empresa. Y más sin tener experiencia laboral de lo mío detrás. Así que, además de la facultad, este año me he propuesto llenar el currículum con algo relacionado con los ordenadores. Para empezar, prácticas de empresa. Me informé un poco y me han cogido para una academia. Mi trabajo consiste en hacer los temarios para los profesores de tecnología de la ESO. No es muy "informático" que digamos, y preferiría algo más técnico, pero por algo se empieza. ¿Y para qué quieren los de tecnología de la ESO cosas de programación, inteligencia artificial, etc? Pues ni idea. En mis tiempos (mierda, me hago viejo) lo único que hicimos en esa clase fue aprender a usar un taladro. Eso sí, lo usamos para hacer un puente levadizo, un molino y una maqueta de una casa. Ah, y agujereamos una moneda. Lo cual no estaba en el temario pero fue gracioso convertir 100 pesetas en 25. Pero se ve que ahora se han modernizado, así que ahí estoy yo, enseñándole a futuros maestros la diferencia en programación orientada a objetos y programación funcional.
Y por otro lado, siguiendo con lo del currículum y la docencia, me paso al lado de la palestra. Voy a dar un curso sobre blogs en Granada para los centros de Punto de Información Joven de la Junta de Andalucía. Toma ya pedazo de título. Y eso que no lo he puesto con siglas, que si no lo flipabais en colores. Son cursos de 10 h, dos días a la semana, una hora por día. Y gratis! El temario más o menos consiste en crear un blog desde cero (con blogger, por supuesto), saber gestionarlo, ponerle plantillas y modificarlas (sólo un poco, que no sé demasiado de HTML), añadirle imágenes y vídeos (usando Picassa y Youtube), y, como final, manejar el GoogleReader para seguir otros blogs. Ya daré más información por si alguien está interesado. Todavía no tengo más datos.

Venga, más cosas. Otro propósito de año nuevo es volver a tocar la trompeta. Supongo que lo habré comentado alguna vez (si no, lo hago ahora), dejé de tocar la trompeta hace un par de años por los estudios y porque no me gustaba demasiado el grupo en el que estaba. Así que ahí estaba el maletín, cogiendo polvo en una esquina de mi cuarto. Pero eso se acabó. Tengo que sacarle partido, y si no lo hago ya, cuanto más tiempo pase peor. Así que aprovechando que un amigo me dijo que le hacían falta trompetas en su Big Band, vuelvo a tocar. El primer día que la cogí me dieron ganas de venderla en el mercadillo del sonido asqueroso que salía de ahí. Pero he de reconocer que más o menos ya va sonando algo otra vez. No voy a decir eso de "algún día tocaré como en aquellos tiempos" porque no era nada del otro mundo, así que algún día tocaré mejor que en aquellos tiempos. Vuelvo al optimismo, sí señor, con dos cojones.


Luego tengo más propósitos de año nuevo menores. El más importante de esos propósitos poco importantes es el de no dejar el gimnasio. En un mes he pasado de ir 5 días a la semana a 3. Y mi compromiso es ir 3 días mínimo. Posiblemente sea la propuesta más dura de mantener. Son muchos años de sedentarismo, ya me había acostumbrado a este estilo de vida. Pero la salud es lo primero, y ya tocaba ponerse en forma. Es decir, en una forma que fuese redonda, alguna más saludable.




Y hasta aquí mis PALM, es decir, mis Propósitos de Año Lectivo Nuevo (¿veis como con siglas todo queda más importante?). Voy a marcarme en el calendario que cuando sea el año nuevo ordinario tengo que ver cómo siguen mis propósitos. Pero eso será problema del futuro Jevyan. 
 
Licencia de Creative Commons
Pensamientos anónimos by Javier Jesús Rodríguez Garrido is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en zyxdiario.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://zyxdiario.blogspot.com.