viernes, 24 de diciembre de 2010

Boas Festas


Que la Navidad es una época de consumismo lo sabe todo el mundo. Que el espíritu navideño se mezcla con la ambición de los comercios por hacernos pagar cada vez más, es un secreto a voces. Sin embargo, ¿qué época destacada del año no lo es? En verano nos vamos de vacaciones al sitio más caro que podamos permitirnos, si nos casamos/bautizamos/comunión hacemos una fiesta enorme para tropecientas personas en el salón de celebraciones más lujoso posible, incluso cuando se acaba la carrera algunos se van de viaje de estudios a Cancún o algún otro sitio que no sabes marcar en el mapa pero que hay playas con aguas cristalinas y bebidas dentro de cocos. Así que ¿por qué va a ser la Navidad distinta?

Las uvas, el gordo de navidad, Papa Noel, hasta los Reyes Magos han salido de empresas que querían sacarle provecho a esta época (los Reyes Magos salieron de la Iglesia, empresa más productiva que esa no la vas a encontrar). Este año, como propósito navideño (que no de año nuevo) voy a dejar de criticar la Navidad consumista y voy a disfrutarla. Disfrutar de esos pequeños, a la vez que entrañables, momentos que se repiten todos los años. Empezando por ver en la tele que a alguien le ha tocado la lotería mientras yo miro en internet la montaña de papeletas sin premio, hasta el primer anuncio del año con la boca llena de uvas y abrazando a la familia.

Lo que si me voy a perder este año va a ser la noche de los Reyes Magos. No por los regalos, ya sé que los padres son los reyes, sino por el roscón de reyes. Con la figurita, el haba, y esa extraña fruta verde que todo el mundo aparta porque nadie sabe de dónde ha salido (puag). Vuelvo a Portugal antes porque allí no se estila alargar la navidad hasta el día 7. Se ve que cuando pusieron la república dijeron "nada de reyes" y se lo tomaron al pie de la letra. Habría que ver como juegan al ajedrez. Pero eso es otra historia.

BOAS FESTAS!

viernes, 17 de diciembre de 2010

Sobre la Ley Sinde y la libertad de expresión en Internet

Bueno, bueno, bueno, la que se está liando por la red. Después del anuncio de que se votará el próximo martes la Ley de Economía Sostenible (ley Sinde) y que saldrá aprobada, los internautas están que trinan. Y como yo estoy quejándome por todo Internet, no puedo dejar mi blog sin la entrada cagándome en todo lo cagable.
Antes de empezar, mejor leer la entrada de ALT1040 o la de La Aldea Irreductible, donde lo explican bien bien. Luego podéis leer mi versión, que es más o menos lo mismo pero con mis palabras.
Y si os gustan los textos con lenguaje jurídico, de esos que hay que leerlos dos veces (o ser abogado) para entenderlos, ahí va un texto de Red Sostenible donde se cuentan los puntos chungos de la ley.


Ahora si, voy a explicar un poco de qué va todo esto. La ley Sinde fue creada para regular las descargas de Internet. En concreto, la idea es cerrar las webs que publican enlaces a contenido protegido por copyright. En este momento, si alguien cree que una web no debería estar en la red puede poner una demanda y por la vía judicial abrir un proceso para cerrarla. Es como si crees que tu vecino te ha robado la tele, lo demandas y la justicia se encarga de aclarar el tema. Ya sabéis, abogados, jueces y demás personajes.
Pero llevan años mandando webs a los tribunales sin que nadie les de la razón. Me refiero a las compañías que gestionan los derechos de autor (véase SGAE y compañía). Es decir, los jueces no han fallado en contra de ninguna web.
Y aquí es donde aparece esta ley. Si se aprueba, se creará una comisión que decidirá si una web debe estar en Internet o no. [modo ironía ON] Una comisión, por supuesto, imparcial [modo ironía OFF]. La cosa está en que con la excusa de quitarle trabajo a los tribunales, amablemente se han ofrecido para hacer justicia. Eso que se llama censura en una dictadura, aquí lo llamamos Ley: el gobierno decidiendo qué se puede ver y qué no.
Y para más inri, ahora viene Wikileaks y saca entre todos los archivos que ha publicado, un par de cables (conversaciones, para entendernos) donde dan a entender que la embajada de EEUU lleva varios años haciendo presión para que se controle este tema en España. Con lo cual, aquí viene la prisa por sacar la ley. EEUU nos mete en una lista diciendo que somos un país de piratas y nosotros le pedimos perdón de rodillas. Lo que en política viene a ser, aprobar una ley por un método rapidito para que el pueblo llano no se alarme mucho. Vamos, que el tema de proponer cambios y debatir pasa de ser "el tiempo que haga falta" a "el martes por la mañana en un ratejo lo solucionamos".

Y sobre la ley, ¿es tan alarmante el tema? Por poner un ejemplo, hace varias entradas hablé de la película "La cena de los idiotas". Y puse los enlaces de Megaupload para que quien quisiera se la descargara. La idea es que esa película no la van a echar en la televisión, ni la van a poner en los cines. Y es una película que merece la pena ver. Ahora bien, si a mi se me ocurre poner publicidad en el blog, digamos por ejemplo, un anuncio pequeñito al final del todo, y cobrar por cada visita alguna cantidad, me podrían cerrar el blog. Así de fácil. Ya ves, para el número de visitas que tiene esto, no tendría que poner cuadraditos ni nada para pillar un euro al menos!

Obviamente, mi blog pasa desapercibido en internet. Pero pensad por ejemplo en SeriesYonkis. Esta página web que tiene todas las series habidas y por haber para gusto y disfrute de cualquiera. Yo estoy ahora fuera de España, tengo tele porque mi compañero de piso trajo una, pero aún así solo pillamos tres canales locales de mierda y con mala calidad (de imagen y de contenido). Lo único que me salva la vida en esos almuerzos aburridos es poner un capítulo de Cómo conocí a vuestra madre. Serie que no veía ni en la tele española porque Neox no hacía más que repetir una y otra vez los 3 o 4 capítulos que tenían comprados.
Precisamente lo que diferencia a Internet de otros medios de comunicación es que todo el mundo puede compartir. Cuando en la tele o en la radio tienes que tener un estudio y los medios adecuados para llegar a la gente, en Internet, con un portátil te sobra para compartir cultura. Si, si, cultura. Entre toda esa nube de publicidad y porno que es internet hay cultura.
Y además hay gente por ahí que graba los capítulos de las series cuando salen en su país de emisión original, le pone los subtítulos y los sube a la red para que desde cualquier lugar del mundo se pueda ver. Eso que por vía legal, o tarda años o lo hacen mal (véase el último capítulo de Lost), aquí lo hacen en dos días. ¿Y todavía hay alguien que se queja? Si, los que lo hacen por la vía legal tarde y mal. Los que se han quedado obsoletos y, en vez de adaptarse, sacan leyes para quitar de en medio a los que lo hacen bien.

¿Y qué consecuencias tendrá esto a largo plazo? Hoy es el contenido protegido por copyright. Ok, somos todos unos piratas y bla bla bla. Pero imaginemos por un momento que dentro de unos años dicen que no se pueden decir tacos en internet, porque se conectan menores de edad y como todo lo que sale en la red es permanente, no hay horarios, todos los sitios que tengan palabras malsonantes son considerados para mayores de 18 años. Entonces, a la p*ta madre que parió a esos gilip*llas de mi*rda le pitarían los oídos porque tendría que escribir así para que esto no se comparara con una web porno. Es un ejemplo bestia, lo sé, pero sería posible.

Pero, como siempre que se ataca a internet, los internautas son eso, internautas. El problema de vivir conectados es que estamos desperdigados por todas partes. No es como cuando despiden a la gente de una fábrica y se monta un piquete en la puerta. Aquí como mucho se envían correos a los diputados, se informa a la gente que no lo sepa y despotricamos por los foros. Pero en el mundo real, no hay apoyo.

Y ya he despotricado, he informado y aquí están los correos de los diputados que van a votar la ley este martes. Si alguien quiere enviarles un correo expresando su opinión, ahí están. Yo ya he enviado los míos, siempre de forma educada, por supuesto. (Los insultos me los reservo por si la aprueban). Me he sentido como si enviara la carta de los Reyes Magos pero con una sensación rara. Como si ya tuviera los regalos y en la carta les pidiera que, por favor, no me los quiten, que he sido bueno.



 
Licencia de Creative Commons
Pensamientos anónimos by JevyanJ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en zyxdiario.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://zyxdiario.blogspot.com.