lunes, 15 de febrero de 2010

One hundredth of a second

Mira que nunca le hago caso a los eventos del tuenti. Pero tengo que reconocer que hay algunos (muy pocos) que merecen la pena. Hoy he visto uno que traía un enlace a este video: One hundredth of a second. Un corto de Susan Jacobson sobre los fotógrafos en conflictos bélicos.



[SPOILER, haz el favor de ver el video para seguir leyendo, es un corto y no dura mucho]

No creo que sea una crítica a los fotógrafos ni reporteros de los conflictos bélicos, como dicen algunas voces por ahí. Yo creo que no harían más que empeorar las cosas si se metieran en medio de todo el tinglado. Bastante mal están algunas zonas como para que haya más gente dando palos y alzando la voz. Sólo hacen su trabajo, y hay que reconocer que les tiene que gustar mucho ese trabajo para hacerlo. Se menciona en algunos sitios la simetría con el caso de Kevin Carter, un reportero gráfico ganador de un Pulitzer en 1994 por la foto de una niña famélica en Sudán, que se suicidió entre un mar de críticas por haber ganado ese premio. Creo que el video es una especie de recordatorio a toda esa gente que critica este trabajo, que no es fácil hacer lo que hacen. No creo que estén pensando en los premios Pulitzer cuando echan fotos en esos sitios.

Sin embargo, lo que sí creo es que hace una llamada de atención a la actitud del "primer mundo", que en vez de volcarse y ayudar, se conforma muchas veces con otorgar premios. Que no es que esté mal premiar a alguien por su trabajo, pero no deja de ser irónico que todos esos periodistas obtengan beneficio a costa de esas situaciones. Y muchos (la mayoría) de los fotógrafos y reporteros lo hacen como denuncia, para que los que están arriba vean qué está pasando y bajen a echar una mano. Sin embargo, los que están arriba sólo abren la cartera para dar figurillas, y eso es lo verdaderamente triste.

Este fenómeno (por llamarlo de alguna forma) se vio con Slumdog Millionaire cuando después de la fama de la película, algunos de los niños que actuaron seguían viviendo igual que antes. Es decir, todo ese dinero que ganó la película no sirvió para ayudarlos a mejorar su vida, toda esa fama se la quedó el título de la película solamente. Es un ejemplo más de cómo el hecho de dar un premio por un trabajo sólo sirve para pasar un buen rato (flashes, aplausos y vítores) y para ocupar sitio en una estantería (en el caso de que tengas estantería, claro).

1 comentario:

Enrique dijo...

Me apetecía comentar, xd. Como decia coco en barrio sésamo eso es arriba esto es abajo.
Y en fin por comparar la vida con un juego de rol, cualquiera de esos que haces de empresario, de conquistador, de mafioso, de lo que sea. Estas arriba y las tropas, los ciudadanos los periodistas lo que sea solo son números y estadísticas, te importa una mierda si pierdes x de lo que sea para conseguir poder autoestima o un traje nuevo que da + algo.

El mundo real se parece asquerosamente a un juego de rol.

Dinero, votos, fama que mas da. De la miseria de unos viven otros. pero al final para los de arriba son solo números.

Esto es solo fruto de mi imaginación.

 
Licencia de Creative Commons
Pensamientos anónimos by Javier Jesús Rodríguez Garrido is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en zyxdiario.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://zyxdiario.blogspot.com.